Manzanilla, usos y beneficios



La manzanilla, también conocida como camomila, es un remedio para muchas dolencias, de hecho ya se consumía hace más de 3000 años en el Antiguo Egipto. En el Imperio Romano y en la Edad Media también se utilizaba como remedio medicinal.


La manzanilla es nativa en muchos países de Europa, y se cultivan en países como Alemania, Egipto, Francia, España, Italia, Marruecos, y en partes de Europa del Este. Las diversas plantas de manzanilla son muy distintas y requieren su propio conjunto de condiciones para crecer. Sus propiedades, acciones terapéuticas y principios activos varían de una especie a otra.


Beneficios:

Al aumentar los niveles de serotonina y melatonina ayuda a reducir la ansiedad y el estrés.

Se recomienda su uso si se sufre pesadez de estómago o si se ha comido en abundancia. Ayuda a reducir los gases, y los dolores de la menstruación.

Tiene compuestos fenólicos, que ayudan al sistema inmunitario a combatir infecciones bacterianas.

Fortifica el bulbo piloso ayudando a fortalecer el cabello. También ayuda a eliminar la caspa y provoca que el pelo esté más brillante; es un remedio natural para aclararlo sin dañarlo.

Puede ayudar a controlar el índice glucémico, por eso se suele recomendar su consumo a personas que padecen diabetes o enfermedades metabólicas.


123 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo